viernes, 24 de abril de 2015

La solución al problema de la Inmigración Ilegal

El 19 de abril de 2015, más de 800 personas murieron en un naufragio cuando intentaban desesperadamente entrar ilegalmente en Europa.

Sin embargo, no hay ningún motivo para la preocupación. En menos de una semana, las autoridades europeas ya habían hallado la solución al problema.

La solución es muy sencilla: triplicar el presupuesto que la Unión Europea destina para la seguridad de sus fronteras. Es decir, hacer las vallas más áltas y poner más policías. Sencillamente bochornoso.

¿Nos hemos vuelto todos locos?

Sólo hay una solución al problema de la inmigración: mejorar las condiciones de vida de toda la población. Entonces no serían necesarias fronteras en ningún lugar del mundo.

Elevar la calidad de vida en los países más pobres tendría tres grandes efectos beneficiosos:
  • En primer lugar, la gente ya no tendría necesidad de abandonar su hogar para emprender un viaje desesperado y sin retorno.
  • En segundo lugar, está demostrado que en cuanto suben las condiciones de vida baja la natalidad, frenando el problema de la superpoblación
  • Por último, sería justo, aunque esto a muchos no parece importarles
No me cansaré de repetirlo: vivimos en la Era de la Abundancia, pero aún no nos hemos enterado. Garantizar los recursos básicos a toda la población, en pleno Siglo XXI, costaría muy poco. Y acabaría con la miseria, con buena parte de las guerras y la delincuencia, y con la superpoblación.

O podemos seguir como hasta ahora. En lugar de reducir la desigualdad, en lugar de ayudar a la gente, gastemos más dinero en policías y en ejércitos. Ya veréis qué bien nos va.



miércoles, 22 de abril de 2015

Millonarios a Favor de la Renta Básica

Nick Hanauer es un tipo entre mil millones. No sólo porque pertenece a la élite del 0,01% de la población más rica, sino también porque a pesar de ello, no le parece bien cómo funciona el sistema actual. Cree que la creciente desigualdad no sólo es injusta y perniciosa para los más desfavorecidos, sino también muy peligrosa para todos. Como él mismo dice, “Veo que nos van a linchar.”

“Nuestro país está rápidamente dejando de ser una sociedad capitalista para convertirse en una sociedad feudal. A menos que nuestras políticas cambien drásticamente, la clase media desaparecerá, y volveremos a la Francia de finales del siglo XVIII. Antes de la revolución.”

Hanauer aboga por una serie de medidas que reduzcan la desigualdad, pero otro millonario va más allá y directamente se declara a favor de la Renta Básica Universal. Se trata del empresario Alemán Götz Werner, que lleva años defendiendo la medida por considerarla justa y necesaria.

Afirma Werner: “Gracias a la Renta Básica aumenta el rendimiento. Si yo ya no me tengo que ocupar por subsistir, puedo aventurarme en nuevas ideas. Ambos podemos decidir ser músicos o emprendedores de nuevas tecnologías. La Renta Básica nos da la libertad de elegir probar cosas nuevas. Aumentamos nuestra capacidad de arriesgar y emprender.”

Por supuesto, el punto de vista de estos millonarios dista mucho del de otros defensores de la Renta Básica, pues ellos siguen creyendo firmemente en el sistema capitalista. Hanauer afirma: “El capitalismo, bien dirigido, es la mejor tecnología social jamás creada para crear prosperidad en las sociedades humanas”.

En cualquier caso, resulta esperanzador que incluso entre aquellos más favorecidos por el actual sistema, hay personas que se dan cuenta de la injusticia que representa y de que es posible hacer las cosas de otro modo, como es la Renta Básica Universal. Un modo que garantice el bienestar de toda la población, y que al mismo tiempo nos de mayor libertad.

Como afirma Werner: “Imagínese por un momento ese magnífico sentimiento de ver caminando por la calle sólo gente que hace lo que quiere por propia voluntad.”



domingo, 12 de abril de 2015

¿Renta básica o pleno empleo?

La principal solución que se propone a la crisis consiste en tratar de conseguir el pleno empleo.

Según nuestro actual gobierno, el plan es el siguiente: reducir los salarios para aumentar la competitividad, recuperar el crecimiento, y así conseguir un pleno empleo que permita a todo el mundo tener un salario.

También desde la izquierda se proponen soluciones encaminadas al pleno empleo, como reducir las horas o la edad de jubilación, incentivar a las empresas que contraten, crear más empleos públicos, etc.

Ambos planteamientos tienen un grave defecto: en el mejor de los casos, son una solución a largo plazo para un problema urgente: ¿Cómo va a sobrevivir la gente sin ingresos mientras conseguimos el pleno empleo, que caso de producirse tardará años o incluso décadas en llegar?

Esto, por supuesto, suponiendo que se alcance el pleno empleo. Pero aún si el pleno empleo es posible, la pregunta es: ¿Es deseable?

Gracias a la tecnología, hoy somos cientos de veces más productivos que hace cien años. La inmensa mayoría de la población trabaja en el sector servicios, y de los que trabajan en sectores productivos, la mayoría se ocupan de la administración, comercialización, etc.

Tan sólo una mínima parte de la población se dedica a producir realmente los productos que consumimos. ¿En este contexto, tiene sentido que todos trabajen?

¿En qué van a trabajar? ¿De vendedores, supervisores o intermediarios? Porque si todos nos dedicamos a producir cosas, con nuestra productividad actual, acabaremos con los recursos naturales del planeta en un suspiro.

Por otra parte, es importante recordar que no todo el trabajo es empleo. Hay muchísimos trabajos funcamentales en nuestra sociedad que no están reconocidos económicamente.

Por favor, preguntaos para qué queremos conseguir el pleno empleo. Si para vosotros el trabajo es sólo un medio para que la gente pueda cubrir sus necesidades, la Renta Básica Universal es mucho mejor.