viernes, 20 de junio de 2014

Todos Somos Esclavos

La esclavitud ha sido abolida en el planeta Tierra. Desde que se firmó la Convención sobre la Esclavitud en 1926, todos somos libres.

¿Sí? ¿Seguro?

¿Cómo llamaríais a alguien que “libremente” puede escoger entre trabajar o morirse de hambre?

Yo personalmente no veo la libertad por ningún lado.

Cuando dejamos atrás la infancia, ya antes de entrar en el mundo laboral, ¿escogemos libremente qué queremos aprender, a qué queremos dedicar nuestra vida? ¿O se nos inculca que debemos enfocar nuestra formación únicamente a algo que genere dinero? ¿Es eso libertad?

Pero desgraciadamente el problema es aún mayor. Ya es grave que todos seamos esclavos, obligados a convertirnos en una pieza del engranaje capitalista para sobrevivir. Pero lo peor es que millones de personas ni siquiera tienen esa opción, habiendo sido completamente rechazados por el sistema, condenados a ser algo aún peor que un esclavo.

Y lo más sangrante es que todo esto se produce en el momento álgido de la capacidad productiva de la humanidad. Nunca antes los seres humanos habíamos generado tanta riqueza. Y nunca antes esta riqueza había estado concentrada en tan pocas manos.

Millones de personas, las “afortunadas”, se dejan la piel trabajando día tras día a cambio de su supervivencia, y su trabajo sólo sirve para enriquecer a una minoría cuyo único objetivo es perpetuar este sistema.

¿Hasta cuándo vamos a permitirlo?



P.S.: Si algún lector está pensando “Sí, tienes razón, pero ¿qué podemos hacer para remediar esta situación?”. Hay muchas soluciones, pero para empezar, yo propondría la Renta Básica Universal.


(Originalmente publicada el 18-06-2014)



No hay comentarios:

Publicar un comentario