viernes, 20 de junio de 2014

La Gran Mentira del Neoliberalismo

El principal argumento del neoliberalismo, y en general de quienes defienden la política económica actual, reza más o menos así:

“Hay que bajar los impuestos a las grandes fortunas y a las empresas, así como ponerles las mínimas trabas administrativas posibles. De este modo generarán crecimiento económico y empleo, lo cual mejorará las condiciones de toda la población.”

Y todos viviremos felices y comeremos perdices.

Este argumento no es que esté equivocado. Es que es sencillamente mentira.

Esta estrategia únicamente sería correcta si las empresas fueran una especie de ente bondadoso cuyo único objetivo fuera el bienestar de todas las criaturas del planeta Tierra. Pero todos sabemos que las empresas ya tienen un único objetivo, que no es otro que el de obtener el máximo beneficio posible.

De manera que cuando la empresa crece y obtiene beneficios, tan sólo los utiliza para mejorar su productividad a través del despido de trabajadores, la automatización y la deslocalización.

En otras palabras, la política económica neoliberal sólo tiene una consecuencia: que los ricos sean más ricos y los pobres sean más pobres. Y si queremos revertir esta situación tan sólo hay una solución: que todos paguen sus impuestos, y que quien más tenga más pague.

Así de sencillo.


(Originalmente publicada el 12-06-2014)



No hay comentarios:

Publicar un comentario