sábado, 28 de junio de 2014

El Ejército de Reserva

Existen muchas razones por las que adoptar la Renta Básica Universal. Acabar con la pobreza y garantizar la dignidad humana son probablemente las más importantes.

Pero hay una situación especialmente injusta, que afecta a la mayoría de la población y que la renta básica podría corregir: la relación de poder entre empleador y empleado.

En teoría, una relación laboral es un contrato entre dos partes que deciden libremente. Una negociación entre dos personas que son libres y tienen los mismos derechos.

En la práctica, esto no es así. El único que tiene plenos derechos y libertades, es el que contrata. En primer lugar, porque al contrario que el empresario, el trabajador no puede escoger. Si el empresario no contrata no pasa nada. Si el trabajador no trabaja se muere de hambre.

Pero hay algo peor. El trabajador sabe que, si rechaza las condiciones de trabajo que se le ofrecen, hay varios millones más esperando. Millones de parados, el ejército de reserva de los empresarios, que hacen imposible cualquier negociación. O aceptas mis condiciones o a la calle, que tengo millones que sí las aceptarán.

¿Qué ocurriría si existiera la Renta Básica? Que nadie tendría que aceptar condiciones indignas. Los trabajadores tendrían otra opción: no trabajar, cobrando menos pero con las necesidades cubiertas. El ejército de personas desesperadas por trabajar desaparecería. Y los empresarios no tendrían más remedio que mejorar las condiciones de trabajo.

La RB no sólo ayudaría a los que no tienen trabajo. Ayudaría a mejorar las condiciones de todos los trabajadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario