viernes, 17 de octubre de 2014

Por una dirección colegiada en Podemos

En estos momentos se está llevando a cabo la Asamblea Ciudadana "Sí se puede". Se trata de un evento fundacional para Podemos, donde se va a decidir su forma de organización, sus valores éticos y su estrategia política.

De todos los aspectos que se están debatiendo, hay uno especialmente controvertido sobre el que me gustaría dar mi opinión: ¿debe Podemos tener un único Secretario General, como propone el equipo de Pablo Iglesias, o debe tener varios secretarios o portavoces, como defienden mas de treinta equipos y tres de los cinco eurodiputados de la formación?

Sin ninguna duda, yo abogo por una dirección múltiple, por varias razones:

1.- Porque la pluralidad es y debe ser la seña de identidad de Podemos, y no nos debe dar miedo tener diferencias de opinión.

2.- Porque las decisiones tomadas por una dirección colegiada son más democráticas y reflejan la opinión de más personas

3.- Porque Podemos debe evitar a toda costa ser identificada como "Más de lo mismo", utilizando formulas con más de un siglo de antigüedad y las mismas figuras que el resto de partidos políticos.

4.- Porque permite a los militantes y a la ciudadanía evaluar por separado la gestión de   cada portavoz, otorgando mayor control y transparencia.

5.- Porque una dirección colegiada evita las transiciones traumáticas. Puede cambiar únicamente uno o dos de los portavoces, dando continuidad al proyecto.

Por todo ello, humildemente pido el voto para aquellas propuestas de organización que defienden la necesidad de tener varios portavoces o secretarios generales. Como por ejemplo, la excelente, plural y colaborativa propuesta Sumando Podemos.



jueves, 25 de septiembre de 2014

Los Esclavos Perfectos

Imaginad que quisiéramos tener esclavos: ¿cómo debería ser el esclavo ideal?

El principal problema de los esclavos es que no les gusta ser esclavos. Tienden a rebelarse. Y esto, aparte de peligroso, es muy complicado de manejar. Por tanto, el esclavo debería ser sumiso.

Pero eso aún no sería suficiente. Lo ideal sería que pudiéramos inculcar a los esclavos, desde que nacen, que la esclavitud es el orden natural de las cosas. Que así es como debe ser. De este modo, si a algún esclavo se le pasara por la cabeza que eso no está bien, el resto de esclavos se encargarían de reprimirle.

Cuando le explico a alguien en qué consiste la Renta Básica Universal por primera vez, en muchas ocasiones, puedo ver el momento de sorpresa en el que llegan a una conclusión: pero con este sistema, ¡una persona podría vivir sin trabajar! Y te miran como si estuvieras loco, como si estuvieras proponiendo que la gente pudiera dejar de respirar.

¿Y qué pasa si alguien puede vivir sin trabajar? Ciertamente, no se acaba el mundo. De hecho, ya hay millones de personas que viven sin dar un palo al agua. Y les va divinamente, porque son los amos y señores de todos los demás.

¿Por qué nos escandalizamos ante la idea de la Renta Básica? Porque llevamos siglos adoctrinados en el culto al trabajo, hasta el punto de que somos incapaces de concebir la vida sin él. Somos los esclavos ideales: estamos tan bien domesticados, que hemos llegado a creer que la esclavitud es el orden natural de las cosas.

Como ya dije en un post anterior, todos somos esclavos. Pero en realidad es mucho peor: somos los esclavos perfectos.


martes, 16 de septiembre de 2014

Telecomunicaciones Gratis para Siempre

Me gustaría hacer una reflexión breve sobre cómo la tecnología reduce contínuamente el coste de los bienes y servicios, pero a pesar de ello las grandes empresas se aferran a modelos de negocio obsoletos con la connivencia de los gobiernos y la pasividad de la mayoría de los ciudadanos.

Recientemente Google ha adquirido la empresa Titan Aerospace, empresa que fabrica drones solares. Se trata de aviones de 15 metros de envergadura, ligeros, autónomos y propulsados mediante energía solar. Tienen una autonomía, abróchense los cinturones, de 5 años sin tocar el suelo. Y entre sus principales usos están proporcionar telecomunicaciones en zonas remotas y tomar fotografías y vídeos del terreno.

Pensemos en lo que esto significa, y para poner un ejemplo claro, hablemos de España. ¿Qué costaría cubrir nuestro país de drones que pudieran dar telefonía e internet a todos los ciudadanos, en cualquier lugar?

Uno de estos drones, el Solara 60, vuela a 20 km de altitud, con lo que podría cubrir fácilmente 20x20 kilómetros de superficie. Pero pongamos que queremos situarlos más densamente para tener redundancia, cada 10 km. De este modo, necesitaríamos un dron por cada 100 kilómetros cuadrados.

España tiene una superficie total de unos 500.000 kilómetros cuadrados, de modo que necesitaríamos 5000 drones. El Solara 60 tiene un precio aproximado de 1,5 millones de euros (precio que sin duda se reducirá enormemente en el futuro, pero mantengamos esta cantidad). Por tanto, estamos hablando de 7.500 millones de euros.

Los ingresos de Telefónica el año pasado fueron de casi 60.000 millones de euros.

Por lo que los españoles pagamos en telefonía e internet en un mes, podríamos tenerlo gratis para siempre.

La tecnología está cambiando nuestro mundo a un ritmo tan vertiginoso que no nos damos ni cuenta. Vivimos ya en la Era de la Abundancia, pero nuestro propio egoismo nos impide darnos cuenta de ello.



domingo, 24 de agosto de 2014

La Fábrica Perfecta

Imagina que mañana, una multinacional inventa la Fábrica Perfecta.

Esta fábrica no necesita trabajadores. Funciona con energía solar y extrae todos los materiales que necesita del subsuelo. Y es capaz de producir cualquier cosa. No sólo móviles, lavadoras o coches; también comida, combustible... cualquier cosa que una persona pueda necesitar.

¡Imaginatelo! Todas las necesidades de todas las personas del mundo cubiertas, ¡Gratis!

Pero hay un problema.

Estas fábricas son propiedad de la multinacional, que ha invertido mucho dinero en crearlas. Están patentadas, por supuesto, por lo que nadie más puede hacer una. Y, como toda empresa, esta multinacional busca sacarle a su creación el máximo beneficio posible.

Una tras otra, todas las fábricas del mundo cerrarían, al no poder competir. Y todos los trabajadores del mundo se quedarían sin trabajo, incluso aquellos que habían trabajado en diseñar y construir estas fábricas. Todos los habitantes del planeta quedarían arruinados, excepto los accionistas de la multinacional, que verían aumentar sus fortunas hasta lo inimaginable.

¿Te parece que este escenario es ciencia-ficción? Deberías saber que este proceso ya está en marcha.

No se está produciendo de la noche a la mañana. Tampoco lo está haciendo una sola empresa, sino muchas. Pero la tendencia está clara: cada día, las fábricas de todo el mundo producen más y mejor, con menos empleados y a menor coste. Con efectos lentos pero inexorables. Y devastadores.

Estos efectos son claros y evidentes. El aumento de la desigualdad en el mundo es un proceso constatado. Si seguimos como hasta ahora, sin ninguna duda, los ricos serán cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. La situación actual, ya insostenible, no hará sino ir a peor. ¡Disponiendo de una tecnología que podría convertir el mundo en un paraíso para todos!

Debemos darnos cuenta de que nuestro sistema socioeconómico está al borde del colapso, porque está diseñado para un mundo que ya no existe. Estamos entrando en la era de la abundancia, pero si no cambiamos las reglas, sólo habrá abundancia para unos pocos, y miseria para todos los demás.



viernes, 22 de agosto de 2014

Los Verdaderos Parásitos

Cuando se habla de Renta Básica Universal, una de las principales objeciones es que fomentaría la vagancia. Aunque está demostrado, y es de sentido común, que la gente no dejaría de trabajar en masa por el hecho de tener las necesidades básicas cubiertas, a muchos les parece mal que la RBU permita la existencia de “Parásitos”, es decir, de gente que se limitaría a vivir de la Renta Básica sin hacer nada por la sociedad.

A los que les preocupa este problema, debo decirles que nuestra sociedad actual está llena de Parásitos, y que son mucho, muchísimo más nocivos que alguien que viva de la RB.

Me refiero a las grandes fortunas. A la gente que vive, única y exclusivamente, del hecho de tener mucho dinero. Esta gente sí que vive a costa de los demás. Pero no una vida austera precisamente, sino todo lo contrario.

Se podría pensar que si alguien ha ganado dinero, o incluso si lo ha heredado, tiene todo el derecho del mundo a gastarlo. De acuerdo. Pero el problema viene cuando las reglas del juego están amañadas de tal manera, que los ricos pueden llevar una vida de lujo desaforado, y aún así aumentar sus fortunas.

Básicamente, lo que hacen aquellos que tienen mucho dinero es prestarlo al sistema productivo, a un interés que, como alertan economistas como Thomas Piketty, es superior al crecimiento económico real.

Pero hay otro problema: las burbujas económicas. Las grandes fortunas invierten sistemáticamente en diferentes campos, hacen subir los precios y se retiran justo antes de que la burbuja estalle, empobreciendo a los pequeños inversores, a los productores y a los consumidores.

Por si esto fuera poco, aquellos que tienen mucho dinero pueden comprar a los políticos, de manera que las reglas del juego están amañadas a su favor: los impuestos sobre el capital son menores que los del trabajo (lo cual me parece una aberración), existen mecanismos fiscales para que los ricos paguen menos, paraísos fiscales, etcétera.

Como consecuencia de todo ello los más ricos, aquellos que viven sin trabajar, están enriqueciéndose a un ritmo cada vez más alarmante al tiempo que el resto de la población se empobrece. Es, sin lugar a dudas, un robo.

Estos, y no otros, son los verdaderos parásitos del sistema.

¿La buena noticia? La Renta Básica Universal beneficiaría a todas las personas, menos a estas. Los más desfavorecidos tendrían garantizada su existencia. Aquellos que trabajan y producen verían aumentar sus ventas como consecuencia del mayor poder adquisitivo de la población. Los únicos que saldrían perjudicados con la Renta Básica Universal serían los especuladores.


sábado, 16 de agosto de 2014

No Confundir Trabajo con Empleo

Muchas veces, especialmente cuando se debate sobre la Renta Básica Universal, tendemos a confundir trabajo con empleo. Muchas veces se dice que el problema es que no hay derecho al trabajo, porque existe el desempleo.

Sin embargo, hay mucho más trabajo que empleo. De hecho, se podría argumentar que el trabajo es uno de los pocos Derechos Universales que está prácticamente garantizado. Otra cosa es que te paguen por ello, es decir, que ese trabajo suponga un empleo. Ahí radica el problema.

¿Criar a 3 hijos y llevar adelante la logística, la economía y el mantenimiento de un hogar, es un trabajo? Por supuesto que sí, pero no es un empleo.

¿Cuidar a tu padre enfermo es un trabajo? Claro, pero no te pagan por ello. Ahora bien, tú si que tienes que pagarlo si quieres que lo haga otra persona.

¿Hacer de voluntario en un esplai o en un comedor social es un trabajo? Naturalmente, y de los más loables. Sin embargo, no es un empleo.

¿Programar software libre, ampliar la Wikipedia, o escribir un blog como este, es un trabajo? Y tanto, pero no remunerado.

Como se puede apreciar, aquí se produce una situación claramente injusta: cientos de miles de trabajos, de gran utilidad para la sociedad, muchos de ellos incluso imprescindibles, pero por los que no se recibe nada a cambio, porque no entran dentro de la categoría de “empleo”.

La Renta Básica Universal solucionaría este problema. Reconocería implícitamente que toda la actividad humana es positiva y merece el reconocimiento de la sociedad. Y permitiría realmente que cada persona pudiera decidir qué trabajo o trabajos quiere realizar, estén o no remunerados.


sábado, 2 de agosto de 2014

Por Qué Quiero la Renta Basica Universal

Quiero la Renta Básica Universal por muchos motivos que ya he expuesto: acabar con la pobreza, reducir la desigualdad, detener el consumo desmesurado de recursos del planeta... pero hay un motivo que está por encima de todos ellos.

Yo soy padre. Mi hijo es aún pequeño, pero sé que algún día tendré que aconsejarle sobre qué hacer con su vida. Y sé que, muy a mi pesar, tendré que aconsejarle que, haga lo que haga, tendrá que ganar dinero. Tendrá que seguir unos estudios con salidas profesionales, y tendrá que buscar un trabajo o montar un negocio. En cualquier caso, tendrá que ganar dinero. Porque si no, se va a morir de hambre.

Yo no quiero decirle esto a mi hijo. No quiero que ningún padre del mundo tenga que decirle esto a sus hijos e hijas. Lo que quiero que todos los padres del mundo puedan decir es esto:

Haz con tu vida lo que mejor te parezca.

¿Quieres tener más dinero, una casa más grande, un coche, vacaciones en el caribe? Adelante. Busca un trabajo que esté bien pagado y consigue la vida que quieras llevar.

¿Quieres no hacer nada? No creo que aguantes mucho tiempo sin que se te ocurran cosas que hacer, pero en cualquier caso, adelante.

¿Quieres dedicarte a escribir, a pintar, o a cualquier otra forma de creación, le guste o no a nadie más? Puedes hacerlo.

¿Quieres dedicar tu vida a ayudar a los demás? ¿Quieres encontrar la cura contra el cáncer, enseñar, o descubrir el origen del universo? Como desees.

Haz con tu vida lo que mejor te parezca, porque eres libre.



martes, 22 de julio de 2014

Cabreado con el mundo

Hay días en que uno se levanta cabreado con el mundo. Con todos. Yo mismo incluido.

¿Cómo es posible que produzcamos más comida de la que necesitamos y aún así haya gente pasando hambre?

¿Cómo podemos seguir consumiendo ávidamente combustibles fósiles que destruyen nuestro clima, cuando existen desde hace décadas alternativas perfectamente viables?

¿Cómo podemos, no sólo permitir que siga habiendo guerras, sino alentarlo fabricando armas sin cesar?

No culpemos a los bancos. No culpemos a las petroleras. No culpemos a Israel. La culpa es de todos nosotros.

Debemos despertar. Debemos decir basta. Y debemos hacerlo cuanto antes.

¿Qué les diremos a nuestros hijos? ¿Que destruimos su mundo a conciencia? ¿O que pudimos encontrar el coraje para salir de nuestra zona de confort y hacer lo que era necesario?

No nos hagamos los inocentes. Sabemos que estamos actuando mal. Cambiemos de actitud.

Pero ya.



martes, 1 de julio de 2014

Insultando a la Inteligencia

Estamos asistiendo estos días a uno de los ataques más salvajes y burdos que se han realizado a Podemos desde que irrumpió con cinco escaños en las elecciones europeas.

La estrategia es tan pueril como evidente: hay que conseguir como sea que la gente asocie las palabras Podemos y Eta.

A este respecto, tan sólo quiero decir una cosa: lo que estoy viendo, salvando las distancias, me recuerda poderosamente a lo que sucedió después del 11 de marzo de 2004.

Como entonces, a la clase dirigente se le ha atragantado el té con pastas. Han asistido a un cambio inesperado que puede cambiar los equilibrios de poder. Como entonces, han entrado en pánico. Y también como entonces, tratan de influir en la gente con una gran mentira.

Pues bien, me gustaría recordarle a nuestro gobierno, y a los medios que le son afines, que la estrategia de mentir, cuando la mentira es tan evidente, tiene el efecto contrario.

Ustedes sigan insultando a la inteligencia de los ciudadanos y ciudadanas. Ya verán qué bien les va.



Cómo Financiar la Renta Básica

Cuando se habla de la Renta Básica Universal, después de la obvia (y falsa) crítica de “pero es que nadie trabajaría”, viene la afirmación de que no es viable económicamente, generalmente sin aportar datos que demuestren esta inviabilidad.

Por supuesto que la Renta Básica es viable. La cuestión es cómo se financia, quién gana y quien pierde.

En este sentido, recientemente los economistas Jordi Arcarons, Daniel Raventós y Lluís Torrens han publicado un estudio muy revelador, con una propuesta muy concreta y unos resultados tan claros como irrefutables: la Renta Básica sería viable en Guipúzcoa, con tan sólo aplicar un tipo único de IRPF del 40%, sin deducciones.

No sería necesario hacer nada más. No serían necesarios más impuestos. Y no se tocaría ni un euro de sanidad, ni de educación, ni de ninguna otra partida presupuestaria.

Se podría pensar que aplicar un tipo único de IRPF es algo regresivo, pero no es así cuando este se combina con la Renta Básica.

Por ejemplo, una persona que gane 1000 euros al mes pagaría un 40% de ese dinero, pero al sumarle la Renta Básica, resulta que sale ganando: al final cobraría 1250 €, es decir, en lugar de pagar impuestos gana 250 € más.

En cambio, una persona que cobre 6000 euros al mes, obviamente saldrá perdiendo. Pagará el 40% y con la Renta Básica sólo recupera una parte. Al final, acaba con 4250 € y ha pagado un 30% de impuestos.

Como se puede adivinar, con este sistema, la inmensa mayoría de la población saldría ganando. Concretamente, 3 de cada 4 personas tendrían más dinero que con el sistema actual. Sobretodo, saldrían ganando aquellos que tienen pocos o ningún ingreso, puesto que pasarían a cobrar como mínimo 655 euros al mes. Un 10% de las personas quedarían prácticamente igual. Sólo perdería el 15% más rico, que pagarían más impuestos que ahora. (Pero obviamente, seguirían siendo ricos)

Por supuesto que la Renta Básica es viable económicamente. Y tampoco cabe ninguna duda de que beneficiaría a la inmensa mayoría de la población. El problema es que los gobernantes que deberían aplicarla están del lado de los pocos que saldrían perdiendo con el cambio.


Para más información, os remito a la presentación del informe:
http://www.nodo50.org/redrentabasica/textos/index.php?x=1107

lunes, 30 de junio de 2014

Cuando los Coches Conduzcan Solos

Hace unos días Google presentó un coche. Como cabría esperar, no se parece en nada a un coche convencional: no tiene pedales ni volante. Tan sólo le dices a dónde quieres ir, y el coche te lleva a tu destino.

Mientras esto ocurre, los taxistas están muy preocupados. Pero no por Google, sino por Blablacar, una aplicación que permite compartir coche. Al igual que hicieron las discográficas frente al MP3, piden más proteccionismo. Pero se equivocan completamente de enemigo, y de guerra.

Los taxistas se preocupan porque una pequeña ola les ha mojado el pie, pero no hacen ni caso del gigantesmo tsunami, ya visible en el horizonte, que se acerca a toda velocidad.

¿Qué pasará cuando los coches sin conductor lleguen al mercado, dentro de no muchos años? Bueno, alguien pensará, podría ser algo bueno. ¿Qué pasaría si un taxista se compra uno de esos coches? Podría, literalmente, vivir sin trabajar: el coche haría su trabajo y él sólo tendría que recoger los beneficios.

Sin embargo, desgraciadamente, es muy poco probable que esto ocurra. Esta película no es nueva, y todos sabemos como acaba.

Grandes empresas multinacionales van a entrar en este mercado. Comprarán enormes parques de coches y camiones autónomos. Y mandarán a casa a millones de taxistas, chóferes y transportistas sin siquiera darles las gracias por los servicios prestados.

Se supone que la tecnología debería mejorar la vida de todos y todas. Pero en lugar de eso, con nuestro sistema actual, la tecnología sirve para enriquecer a los que ya son ricos y hundir en la miseria a todos los demás.

¿Cuando nos daremos cuenta de que hay que cambiar el sistema? Espero que antes de que sea demasiado tarde, si no lo es ya.



sábado, 28 de junio de 2014

El Ejército de Reserva

Existen muchas razones por las que adoptar la Renta Básica Universal. Acabar con la pobreza y garantizar la dignidad humana son probablemente las más importantes.

Pero hay una situación especialmente injusta, que afecta a la mayoría de la población y que la renta básica podría corregir: la relación de poder entre empleador y empleado.

En teoría, una relación laboral es un contrato entre dos partes que deciden libremente. Una negociación entre dos personas que son libres y tienen los mismos derechos.

En la práctica, esto no es así. El único que tiene plenos derechos y libertades, es el que contrata. En primer lugar, porque al contrario que el empresario, el trabajador no puede escoger. Si el empresario no contrata no pasa nada. Si el trabajador no trabaja se muere de hambre.

Pero hay algo peor. El trabajador sabe que, si rechaza las condiciones de trabajo que se le ofrecen, hay varios millones más esperando. Millones de parados, el ejército de reserva de los empresarios, que hacen imposible cualquier negociación. O aceptas mis condiciones o a la calle, que tengo millones que sí las aceptarán.

¿Qué ocurriría si existiera la Renta Básica? Que nadie tendría que aceptar condiciones indignas. Los trabajadores tendrían otra opción: no trabajar, cobrando menos pero con las necesidades cubiertas. El ejército de personas desesperadas por trabajar desaparecería. Y los empresarios no tendrían más remedio que mejorar las condiciones de trabajo.

La RB no sólo ayudaría a los que no tienen trabajo. Ayudaría a mejorar las condiciones de todos los trabajadores.

miércoles, 25 de junio de 2014

Carta Abierta a Zapatero

Excelentísimo Señor Expresidente del Gobierno, don José Luis Rodríguez Zapatero,

Quisiera hablarle de las decisiones que tomó usted, en nombre de todos los españoles, concretamente el 28 de septiembre de 2009 (Subida del IVA), el 12 de mayo de 2010 (Recortes en gasto social) y el 27 de septiembre de 2011 (Reforma de la Constitución).

En primer lugar, permítame que le conceda el beneficio de la duda. Vamos a suponer que, hasta ese momento, usted actuó por el bien de la mayoría de los ciudadanos. Supongamos también que usted no se había percatado de la enorme burbuja crediticia existente en nuestro país, motivo por el cual no había hecho nada por evitarla. Esto es mucho suponer, lo sé, pero como ya he dicho, le concedo el beneficio de la duda.

Así pues, se levanta usted una mañana de 2009 y descubre, para su sorpresa y consternación, que el país está hecho un desastre. No cuadran las cuentas. La economía se hunde y el gasto público aumenta. Es imprescindible tomar medidas urgentes.

¿Qué hacer? En ese momento, disponía usted básicamente de dos opciones:

  • Hacer que los necesarios cambios los asumieran, principalmente, los ricos y los poderosos: subir los impuestos a las rentas altas y a las empresas, prohibir la tributación en el extranjero de beneficios obtenidos en España, perseguir el fraude fiscal, impuestos sobre la propiedad, dejar caer a los bancos (por supuesto, garantizando los depósitos de los ciudadanos), eliminar cargos públicos, asesores, etc.

  • Hacer caer el peso de las reformas sobre todos los españoles, a sabiendas de que ello afectaría, sobretodo, a las clases medias y bajas: subir los impuestos indirectos, reducir las ayudas al desarrollo y recortar en sanidad, dependencia, pensiones, etc.

No hace falta ni decir qué opción debería haber escogido un presidente socialista y obrero. Lamentablemente, la contraria a la que escogió usted.

Hace unas semanas Risto Mejide, un personaje polémico por decir la verdad (qué triste que eso sea polémico en nuestro país), le dijo a usted: “Nos traicionaste”. Me dieron ganas de levantarme y aplaudir.

Nos traicionó usted a todos, señor presidente. Y lo lamento por los miles de buenas personas que forman parte de su partido, pero los millones de españoles que depositaron en él su confianza, deberían retirársela para siempre.

Ustedes ya no representan a la mayoría de los ciudadanos. Duele mucho admitirlo, pero por mucho que se empeñen en negarlo, no cabe ninguna duda al respecto: se han pasado al otro bando.

martes, 24 de junio de 2014

¿Qué es la Renta Básica?

La Renta Básica Universal e Incondicional es un nuevo derecho humano que acabaría instantáneamente con la pobreza.

Antes de seguir, para aquellos lectores que no estén familiarizados, decirles que al principio la propuesta les puede parecer pueril, naïf, incluso ridícula. No lo es. Lleva décadas estudiándose y se ha puesto en práctica en varias pruebas piloto, todas ellas con excelentes resultados.

La propuesta consiste en lo siguiente:

  • Renta: Es un sueldo. Un dinero que el estado paga a cada ciudadano.

  • Básica: La cantidad debe ser suficiente para garantizar unas condiciones mínimas de supervivencia y dignidad. A día de hoy, en España, la Renta Básica sería de 645,33 euros al mes, el umbral de la pobreza.

  • Universal: Todos y todas cobrarían la Renta Básica. La cobrarían tanto los ricos como los pobres. Este es uno de los aspectos más polémicos de la medida, pero es fundamental. Más información aquí.

  • Incondicional: Se da a cambio de nada, y sin condiciones. No hay que trabajar, ni tampoco mostrar intención de trabajar para recibirla.

La propuesta es así de sencilla. Ahora bien, es importante señalar una cosa más: partiendo del sistema actual, qué sustituiría la Renta Básica, y qué no:

  • Sustituiría a todos aquellos subsidios, pensiones, becas y otras ayudas del estado, pero sólo si estas fueran inferiores. Es decir, si usted cobra una pensión, subsidio del paro u otra ayuda de, por ejemplo, 400 €/mes, esta se anularía y pasaría a cobrar la RB, 645,33 €/mes. Si la ayuda es superior, por ejemplo 800 €/mes, entonces usted seguiría cobrando lo mismo, 800 €/mes.

  • No sustituiría a otros derechos básicos. Es decir, seguirían existiendo la Sanidad y la Educación Pública. La Renta Básica tan sólo añade un derecho más, el más básico de todos: el derecho a tener un nivel de vida mínimamente digno.

En este blog hablaré extensamente sobre la Renta Básica y los enormes beneficios que tendría para la humanidad. Creo firmemente que es una medida, no sólo fundamental, sino cada día más urgente.




sábado, 21 de junio de 2014

¿Por qué para todos?

Me pregunta un compañero por qué la Renta Básica debe ser para todos. Excelente pregunta.

Hay muchos motivos para ello, pero para mí los principales son los siguientes:

  • En primer lugar, porque sólo si la Renta Básica se da a todos los ciudadanos podemos garantizar que nadie estará en situación de pobreza. Piénsalo. Si sólo se da a aquellos que están en situación de necesidad, entonces no se elimina la pobreza, se espera a que ésta se produzca para poner un parche.

  • En segundo lugar, porque una Renta Básica selectiva estigmatiza a aquellos que la reciben. Si yo recibo una renta por ser pobre, me sentiré como una carga para los demás, como alguien que ha fracasado. Si todos la reciben, nadie tiene por qué sentirse mal por recibirla.

  • En tercer lugar, y esto es importantísimo, porque una renta selectiva requiere de una enorme burocracia: asistentes sociales, inspectores, administración... como mínimo, cada euro destinado a ayuda requiere gastar otro euro en toda esta burocracia. La Renta Básica Universal es muchísimo más eficiente.

  • En cuarto lugar, porque una renta básica selectiva no llegaría a todo el mundo: gente que no sabe que puede acceder a ella, que no puede o quiere hacer todo el proceso, que no cumple alguno de los requisitos... sin duda seguiríamos teniendo pobreza.

En definitiva, una Renta Básica Universal es mucho más efectiva y más justa que una Renta Mínima Selectiva.

Muchísimas gracias a @horadelagente por la pregunta.



La Democracia Represora

Cuando yo era niño, en la escuela te enseñaban qué es una democracia. El poder de los ciudadanos, lo representantes electos, la separación de poderes, el derecho de reunión, asociación y manifestación, la libertad de expresión...

Es por ello que no puedo evitar poner seriamente en duda si en España vivimos en una democracia.

¿Dónde está el poder de los ciudadanos cuando los gobernantes, día sí y día también, hacen lo contrario de lo que el pueblo desea?

¿Dónde está la elección de un cargo cuando el mismísimo jefe de estado se designa por cargo hereditario, machista y sin ni siquiera consultar la opinión de los ciudadanos?

¿Dónde está la separación de poderes cuando los altos cargos judiciales y policiales son designados por el ejecutivo y aún así, cuando se salen del camino marcado, se utiliza constantemente el indulto para anular las penas de aquellos afines al poder?

¿Dónde está el derecho de reunión, asociación y manifestación cuando se aprueban leyes expresamente para reprimir y sancionar a los que se manifiestan?

¿Dónde está la libertad de expresión cuando una señora no puede acudir al desfile de coronación del Rey, no ya con una bandera, sino ni tan siquiera con un pin republicano?


Ahora vuelva a decirme usted que vivimos en una democracia.



viernes, 20 de junio de 2014

Existe un Sistema Mejor

En el artículo anterior vimos que el gran problema al que se enfrenta nuestra sociedad es el fin del trabajo. La tecnología mejora tanto la productividad que los trabajadores dejan de ser necesarios, abocando millones de personas al paro y la miseria.

Esta crisis no es en absoluto temporal. Va a ser permanente. La tecnología no para de mejorar. La productividad seguirá aumentando. Cada vez habrá más desempleo. La inmensa mayoría de la población va a estar cada vez peor. A menos que cambiemos el actual sistema.

De modo que las preguntas que debemos hacernos son:

  • ¿Existe un sistema mejor?
  • ¿Podría acabar con la pobreza?
  • ¿Podría reducir enormemente las desigualdades?
  • ¿Es económicamente viable?
  • ¿Podemos ponerlo en práctica?

La respuesta a todas estas preguntas es SÍ. Existe un sistema mejor, que fue propuesto por primera vez hace siglos, que ha sido estudiado en profundidad en las últimas décadas y que ha demostrado su eficacia en varias pruebas piloto.

Este sistema sería mucho más justo, acabaría de golpe con la pobreza, devolvería el poder adquisitivo a la población, eliminaría totalmente el paro y además daría muchísima más libertad personal a todos los ciudadanos. Y NO es una utopía.

La solución, en los próximos artículos. Una pista: Renta Básica Universal.



La Verdadera Causa de la Crisis

Todos estamos de acuerdo en las principales consecuencias de la crisis.

  • En primer lugar, un empobrecimiento de la población en general, debido a la reducción de salarios, al paro, a las deudas acumuladas, y a los recortes.
  • En segundo lugar, un claro enriquecimiento de los más ricos, que al contrario que el resto de la población han aumentado su patrimonio en estos últimos años.

Estas son las consecuencias. Ahora bien, cuáles son las causas? Algunas de las causas que se han dado son las siguientes:

  • Un sistema bancario mal regulado.
  • Un sistema fiscal injusto.
  • Corrupción política generalizada.
  • Fraude fiscal.

Sin embargo, esto no es cierto. Estas NO son las causas de la crisis. También son consecuencias.

La verdadera causa de la crisis es esta: desde hace muchos años, ya no hay trabajo para todos. Así de simple.

¿Por qué no hay suficiente trabajo? Porque nuestra productividad ha aumentado enormemente. Gracias a los ordenadores, a la maquinaria industrial, a mejores materiales y técnicas, hoy en día una sola persona es capaz de producir cientos de veces más que antes de la revolución industrial.

En un sistema en el que la única manera de sobrevivir es el trabajo, se produce la triste paradoja de que el hecho de producir mucho más hace que la miseria, en lugar de disminuir, aumente.

Todo el sistema se viene abajo si la productividad es tan alta que los trabajadores dejan de ser necesarios. Aumenta la precariedad, el paro, se hacen inevitables los recortes y la población se empobrece, mientras que todos los beneficios conseguidos gracias a una mayor productividad van a parar a unas pocas manos, las de los ricos y poderosos.

Y este proceso no ha hecho más que empezar.


(Originalmente publicada el 19-06-2014)



Todos Somos Esclavos

La esclavitud ha sido abolida en el planeta Tierra. Desde que se firmó la Convención sobre la Esclavitud en 1926, todos somos libres.

¿Sí? ¿Seguro?

¿Cómo llamaríais a alguien que “libremente” puede escoger entre trabajar o morirse de hambre?

Yo personalmente no veo la libertad por ningún lado.

Cuando dejamos atrás la infancia, ya antes de entrar en el mundo laboral, ¿escogemos libremente qué queremos aprender, a qué queremos dedicar nuestra vida? ¿O se nos inculca que debemos enfocar nuestra formación únicamente a algo que genere dinero? ¿Es eso libertad?

Pero desgraciadamente el problema es aún mayor. Ya es grave que todos seamos esclavos, obligados a convertirnos en una pieza del engranaje capitalista para sobrevivir. Pero lo peor es que millones de personas ni siquiera tienen esa opción, habiendo sido completamente rechazados por el sistema, condenados a ser algo aún peor que un esclavo.

Y lo más sangrante es que todo esto se produce en el momento álgido de la capacidad productiva de la humanidad. Nunca antes los seres humanos habíamos generado tanta riqueza. Y nunca antes esta riqueza había estado concentrada en tan pocas manos.

Millones de personas, las “afortunadas”, se dejan la piel trabajando día tras día a cambio de su supervivencia, y su trabajo sólo sirve para enriquecer a una minoría cuyo único objetivo es perpetuar este sistema.

¿Hasta cuándo vamos a permitirlo?



P.S.: Si algún lector está pensando “Sí, tienes razón, pero ¿qué podemos hacer para remediar esta situación?”. Hay muchas soluciones, pero para empezar, yo propondría la Renta Básica Universal.


(Originalmente publicada el 18-06-2014)



Carta abierta a Mariano Rajoy

Excelentísimo Señor Presidente del Gobierno, don Mariano Rajoy Brey,

Quisiera llamar su atención sobre los siguientes hechos:
  • Tal como recoge la última Encuesta sobre Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística, la Tasa de Riesgo de Pobreza en España es superior al 20%.
  • Según el Informe Càritas 2013, tres millones de españoles están en situación de pobreza severa, el doble que en 2008.
  • Mientras tanto, el Ibex 35 ha crecido desde 2011 nada menos que un 28%.
  • Por otra parte, según el último informe sobre la riqueza en el mundo, elaborado por Credit Suisse, el número de millonarios en España se ha incrementado un 13%, tan sólo en el último año.
Es evidente que, tras casi tres años de su gobierno, en España los ricos son considerablemente más ricos, mientras que los pobres son considerablemente más pobres.

Ante los hechos que acabo de exponer, tratando de entender cómo es posible que con la gestión de un gobierno con mayoría absoluta haya sucedido esto, tan sólo se me ocurren dos posibilidades:
  • Que eran ustedes plenamente conscientes de lo que hacían, por lo que han traicionado, estafado y robado a la mayoría de los españoles.
  • Que no eran ustedes conscientes de lo que hacían, por lo que son unos incompetentes.
En cualquiera de los dos casos, humildemente solicito su inmediata dimisión, así como la de todos los miembros de su gobierno, y la convocatoria de elecciones generales.



P.S.: Y todo ello sin entrar en el presunto hecho de que usted y su partido presuntamente se han financiado ilegalmente, lo cual presuntamente implicaría la nulidad del resultado de las últimas elecciones generales.


(Originalmente publicada el 17-06-2014)



La Democracia del Futuro

En el futuro, el parlamento tendrá capacidad suficiente para acoger a todos los ciudadanos.

Aquellos que no deseen participar, podrán delegar su voto en los diputados. Pero todo aquel a quien le interese el tema a tratar, será bienvenido.

Millones de personas podrán debatir simultáneamente. Todos ellos podrán expresar su opinión y hacer sus propuestas, sin que ello suponga ningún caos ni eternice el debate. Un sistema informático procesará las propuestas y captará cuáles de ellas tienen un mayor apoyo. Y entonces se realizará una votación entre todos y todas para decidir cuál es la mejor opción. La democracia, el poder del pueblo, será por fin una realidad.

¿Suena imposible? ¿Utópico? ¿De ciencia ficción?

Miles de personas hemos vivido ese futuro hoy en el Encuentro Ciudadano organizado por Podemos. Muchos de ellos han participado en persona en Madrid. Yo lo he hecho desde mi casa, siguiendo las asambleas por streaming y opinando con mi teléfono móvil.

Se han planteado varias preguntas. A cada una de ellas, miles de personas han dado su respuesta. Y a continuación hemos votado la que prefería la mayoría. Todo ello en menos de cinco minutos.

Por poner un ejemplo, la penúltima pregunta del día, pregunta por cierto también elegida democráticamente, ha sido: “¿Quieres que se implante un sistema en el que los ciudadanos podamos votar periódicamente por internet?”. Resultado: Sí por una abrumadora mayoría del 92%, 3765 personas.

La democracia del futuro ya está aquí. Lo único que falta es la voluntad de adoptarla. De acabar con la corrupción, el clientelismo y la oligarquía. De devolver el poder a aquellos a quienes siempre debió pertenecer, a los ciudadanos y ciudadanas.


(Originalmente publicada el 14-06-2014)



¿Quién debe controlar Podemos?

Hay quien afirma que hay un grupo de personas que quiere controlar Podemos. Cualquiera que haya asistido a una asamblea os puede confirmar que es cierto.

En toda asamblea hay unos pocos caraduras que ven que esto está creciendo muy rápido y vienen a ver qué pueden sacar en su propio beneficio. Personas que una semana antes de las elecciones decían que esto de decidir entre todos es absurdo, y ahora vociferan que hay que echar a la casta y que juntos podemos.

Esto no es nuevo. De hecho, es el mismo cáncer que ha corroído a los partidos tradicionales: unos pocos sinvergüenzas, que se han abierto paso a codazos entre gente honrada, y que una vez arriba han tejido una red de clientelismo y corrupción.

¿Cómo podemos luchar contra esto? ¿Cómo podemos evitar que Podemos acabe siendo más de lo mismo?

La respuesta obviamente es: con democracia de verdad. Garantizando que las decisiones se toman entre todos y todas, en un sistema radicalmente horizontal y transparente.

Cuanto más pequeño el grupo que toma las decisiones, más probable es que acabe controlado por intereses ajenos. ¿La solución? Que el grupo de decisión seamos todos. Y que aquellos que, por necesidades organizativas, tengan que tomar decisiones en nombre de todos, lo hagan públicamente y puedan ser rebatidos en cualquier momento.

Y añadiré algo: no tengamos miedo a que se sepa que discutimos. Que tenemos opiniones diferentes. Si vienen periodistas a las asambleas, que vengan. Les podremos decir con mucha honra: mire usted, hemos discutido. Nos hemos tirado los trastos a la cabeza. Y después de discutir, hemos tomado una decisión. ¿Y sabe qué? Que es la mejor decisión posible. Porque la hemos tomado entre tod@s.


(Originalmente publicada el 13-06-2014)



La Gran Mentira del Neoliberalismo

El principal argumento del neoliberalismo, y en general de quienes defienden la política económica actual, reza más o menos así:

“Hay que bajar los impuestos a las grandes fortunas y a las empresas, así como ponerles las mínimas trabas administrativas posibles. De este modo generarán crecimiento económico y empleo, lo cual mejorará las condiciones de toda la población.”

Y todos viviremos felices y comeremos perdices.

Este argumento no es que esté equivocado. Es que es sencillamente mentira.

Esta estrategia únicamente sería correcta si las empresas fueran una especie de ente bondadoso cuyo único objetivo fuera el bienestar de todas las criaturas del planeta Tierra. Pero todos sabemos que las empresas ya tienen un único objetivo, que no es otro que el de obtener el máximo beneficio posible.

De manera que cuando la empresa crece y obtiene beneficios, tan sólo los utiliza para mejorar su productividad a través del despido de trabajadores, la automatización y la deslocalización.

En otras palabras, la política económica neoliberal sólo tiene una consecuencia: que los ricos sean más ricos y los pobres sean más pobres. Y si queremos revertir esta situación tan sólo hay una solución: que todos paguen sus impuestos, y que quien más tenga más pague.

Así de sencillo.


(Originalmente publicada el 12-06-2014)



Bienvenid@ a Podemos y Debemos

Bienvenid@s a este blog de opinión. En él trataré temas como:

  • La creciente desigualdad entre ricos y pobres
  • La tecnología y su impacto en la sociedad
  • El impacto de la actividad humana en el medio ambiente
  • La democracia participativa
  • La Renta Básica Universal

Entre muchos otros. No puedo prometer una periodicidad, pero sí que trataré de que los posts sean tan concisos e interesantes como me sea posible.

Saludos,


(Originalmente publicada el 06-06-2014)